You are here

Pan y buñuelos de antaño. Historias de Guille Garza Cruz

 

buñuelos

Y empiezan los recuerdos e historias de Guille:
Pan y Buñuelos de antaño.
Una historia vívida en mi memoria y que de pronto aflora en este momento.

Mi papá Heraclio Garza Garza, trabajaba en la antigua Botica San Antonio de los Drs. Salvador, Antonio y Elva Ayala; en Ruperto Martínez y Guerrero en Monterrey, N. L.
Y justo enfrente está la tradicional panadería La Superior que aun existe desde 1924 que inició.
Recuerdo y era un agasajo cuando mi papá llegaba por la noche, con dos bolsas de papel estraza: una con franceses y otra con pan dulce, a mi en lo particular me gustaba el francés porque tenía un ligero sabor dulzón, eran grandes y gorditos, los cuales comía con singular alegría con la nata que mi abuela Toña, apartaba al hervir la leche bronca que en esos tiempos nos llevaban a la puerta de la casa en frascos de vidrio de litro.
Hasta la fecha sigo con ese gusto, comer los franceses que compro en una panadería artesanal de mi colonia, pero con crema Norteñita.
Recuerdos que nos marcan de por vida y se fortalecen al hacerlos vida en el presente.
Y de igual modo recuerdo los famosos buñuelos gigantes que mi abuela y madre nos hacían aunque no fuera fin de año, con que facilidad los extendían en sus manos y sobre un mantelito en la rodilla. Yo con uno tenía y me lo comía a pedacitos, me sabía a gloria, aun lo saboreo.
Nunca pude hacerlos, tengo la mala fortuna que el aceite me salta, me sigue y me da miedo la verdad.
Solo se que una de mis hermanas sabe hacerlos como ellas.
Gracias Dios por los recuerdos porque recordar es volver a vivir.
Y las personas que amamos jamás mueren, se quedan viviendo por siempre en nuestro corazón mientras las recordemos.
Les dejo un cálido abrazo con mi cariño de siempre
Gracias por ser y estar siempre.
Atte. Guille Garza Cruz.
Comentarios

Related posts