You are here

Tortillas de maíz hechas con amor. Letras de Guille Garza Cruz

tortillera de mamaTortillas de maíz hechas con amor.

Hoy llegaron a mi memoria los recuerdos de mi lejana infancia.
Con destellos brillantes de aromas, sabores, sonidos y amor.
Una enseñanza temprana recibí de mi madre, tías y abuelas.
Un aprendizaje que aún al sol de hoy perdura en mi mente.

Cuántos amaneceres  llenos de trajín en mi casa se vivió
Aún sin sol, empezaban los quehaceres, cuanta dedicación!
Apenas cantaba el gallo; mi madre y abuela se levantaban
Que tanto hacían? Ahora lo recuerdo: Alimentos para el día.

Primero que nada, a lavar el nixtamal que preparado de antemano estaba
En una gran cubeta con agua y  cal, el maíz se hervía desde la noche anterior
Ese aroma incomparable del  nixtamal y ese sabor delicioso aún saboreo
Al tomar unos granitos,  para degustarlos con gran emoción y deleite.

Y después, que seguía? Llevar las cubetas de nixtamal, al molino
Gracias al destino que no estaba lejos, estaba enseguida de mi casa
Aún a esa hora temprana y obscura, ya las vecinas en fila se formaban
Se escuchaban los susurros de todas ellas;  las pláticas en voz baja.

El famoso molino de nixtamal desde que recuerdo allí estaba instalado
Los dueños eran Don Antonio y Doña Mague y todos los hijos apoyaban
Todo un negocio familiar con gran tradición en mi hermosa colonia Sada.
Donde se conocía la gente con sus historias,  costumbres y narraciones.

Ya estando el nixtamal molido, la masa resultante tenía otro proceso
En manos de mi madre empezaba el amor a funcionar, amasándola.
Con gran devoción y en forma continua le daba la consistencia ideal
Ahora a formar “textales” para elaborar las tortillas,  alimento perfecto.

Una herramienta que no puede faltar en las casas de aquel tiempo
“La Tortillera” para darles forma redonda y luego directas al comal
Como olvidar ese sonido de las bellas manos de mi madre, al tortear
Y los famosos  “machigües” el agua para amasar, era todo un ritual.

Las tortillas se esponjaban, una a una; directas a la canasta iban a dar
Una hermosa canasta,  engalanada con una bella servilleta bordada
Cada mañana, tarde y noche se llenaba de estas tortillas de amor
No solo nos alimentaba la “panza”, también llenaba el alma y corazón.

Recuerdos, memorias, nostalgias, para siempre cinceladas en mi están
Como puedo borrarlas? No puedo!! Fueron mi aprendizaje de ayer
Enseñanza, educación, valores, religión; todo esto y mas recibimos
De las manos de mis mayores,  alimentándonos con “tortillas de amor”.

Gracias a este alimento de amor, es que yo sigo alimentando el presente
Ese amor fiel, firme, fuerte, perdurable; que instalado esta en mi mente
Aromas, sabores, sonidos,  percepciones; estarán hasta mi último aliento
Y estarán  por siempre con estas letras cuando las lean mis descendientes.

De una gran familia, con enorme dignidad y arraigo  yo provengo
Raíces profundas dejaron en mi historia mis ancestros de ese tiempo
No es imaginación; son pensamientos y sentimientos enlazados
De allá y entonces son;  y al escribir aquí y ahora son solo amor.

Historias de Guille Garza Cruz
Letras y reflexiones

7 de Agosto 2015
15.00 hrs.

Comentarios

Related posts