You are here

Te perdono, enemigo.

13403853_120_mariposa_volando_de_las_manos_h022212_l
Te perdono, enemigo
Yo te perdono, pues me resultan demasiado dolorosos tus actos,
así que deseo desechar ese recuerdo de mi alma.
Te perdono, pues en realidad no quiero que sigas siendo tan importante para mí y mientras más de ti guarde, más peso tienes en mi vida.

Te perdono, porque sé que aunque no fue tu intención,
también he obtenido aprendizajes de lo que tú me has hecho, y he crecido.
Te perdono, porque prefiero dedicar mi mente a pensar en cosas bellas,
y a disfrutar todo lo que hasta ahora tengo.

Olvidaré todo, todo el dolor y la rabia que me causaste.
Olvidaré las lágrimas que por tu ofensa mis ojos quizá derramaron.
Olvidaré que hasta en lo más sagrado para mí me heriste.
Olvidaré lo que hiciste, porque es pasado.

Nunca más sufriré por nada que tenga que ver con lo que hasta ayer pasé por tu causa,
y entenderé que quizá lo que coseché por medio de ti, fue lo que antes había sembrado.
Nunca más permitiré que tú controles mis sentimientos,
ni que puedas entrar de nuevo a mi mente y a mi alma;
esa puerta queda totalmente cerrada para ti.

Nunca más dejaré clavado tu aguijón si algún día vuelves a picarme;
lo arrancaré de inmediato y buscaré el antídoto para que el veneno que tú inyectes,
no se riegue a todo mi espíritu, a mi corazón.
Nunca más conservaré la rabia, la impotencia, el rencor que tú quieras regalarme,
tendrás que buscar otra forma de desquitar tus frustraciones, aparte de mí.

Retomo el control de mi vida, y de mi mente, no permitiré de nuevo que lo tengas tú.
Retomo la paz de mi espíritu, no permitiré que tú me la robes otra vez.
Retomo la alegría y la satisfacción de que hallé la forma de pelear contra
Una más de mis debilidades. Retomo la vida, que tenía antes de tu afrenta.

Ambos hemos obtenido uno del otro, lo que era preciso para madurar;
si tú lo aprovechas o no, no es mi problema,
por mi parte siempre guardaré dentro de mí, sólo lo que con tu ataque me enseñaste,
mas no lo negativo que me propiciaste en tu momento, cuando tuviste oportunidad.

Eres libre.  Soy libre. Soy Paz.

Mis manos hacia el UNIVERSO… hacia el AMOR

Escrito por Anya Bautista, de Retos femeninos.

Comentarios

Related posts