You are here

Hoy redescubro otra mujer en mi. Reflexión de Guille Garza Cruz

MUJER EN CAPULLO 3

Hoy redescubro otra mujer en mi.

Yo si pude…
Hoy soy libre de violencia.
Nada es imposible si lo que buscas pertenece a tu Camino.
Si te resulta difícil es porque hay que probar de otra manera.
Rendirse? Jamás!!!

Ojala algún día, todo esto valga la pena y no necesitemos de marcas en el cuerpo para poder denunciar el Maltrato.
Agradecida por siempre a mis 3 hijos que siempre estuvieron y están presentes en mi vida.

Una Historia verdadera.

Mi vida transcurrió entre mi feliz niñez y una espléndida adolescencia donde mi caminar fue estudiar, aprender, trabajar y lograr objetivos.
A temprana edad conocí el amor, el cual envolvió mi vida de manera hermosa; donde todo es dulzura y ternura.
Cuantas fantasías me hice al formar mi familia, construir mi nido, donde viviría con mis hijos.

Una familia que a golpe de experiencias, errores, aciertos, y altibajos emocionales, se generó con la miel del amor de papá y mamá; la juventud nos hace ver todo bajo un cristal color de rosa.

Violencia? Inimaginable!! En estos primeros estadios del matrimonio.
Mentiras? Nunca pasó por mi mente enamorada que las hubiera.
Ausencias? Las había por cuestiones del trabajo del padre de mis hijos.

Dice un dicho: ” No busques lo que no quieres encontrar ” Y no encontré nada, en ese tiempo de ceguera ilusionada.

En mi caso, aprendí desde la niñez que la mujer se debe al hombre, aprendí de mi madre a ser callada, sumisa, obediente, trabajadora, eficaz y sobre todo a ser madre.

De mi abuela solo aprendí sus dichos: lo último que me dijo al salir de mi casa paterna para casarme fue: “Nunca vuelva a esta casa con quejas, no le de preocupaciones a su madre, de antemano se le dijo que si estaba segura de casarse con ese hombre, a lo que respondí que SI…. Entonces me dijo su famoso dicho: “” Si le tocó carreta, hay que arrastrarla”” Nunca lo olvidé!. Bueno, por 33 años que duró mi matrimonio.

Otro de mis motivos por llevar el matrimonio a buen puerto son los hijos que procreamos, mi mas maravilloso tesoro y bendición.

Otro motivo grande que arrastré desde la tierna infancia fue que me cargaron con un gran costal.
Al ser la mayor de mis hermanos, se me dijo: “Eres el ejemplo” Ahh como pesa eso!!

Por lo tanto todos esos aprendizajes, mas las experiencias adquiridas con el pasar de los años me hicieron una mujer fuerte y de fortaleza, o sea; aguantadora a carta cabal.
Aunque no siempre lo era, de repente sacaba la casta que traigo dentro y no me arrendaba ante ciertas actitudes que solía tener el hombre al que elegí para mi vida.

Aquí en esta historia hay un detalle y a la vez catalizador, que me hizo llegar a 33 años de matrimonio; la ausencia constante del padre en casa por razones laborales,  eso pensaba yo. Mas no indagué mas razones.

Vivía en mi mundo color de rosa.

El amor para mi duró algo así como 25 años, luego fue deteriorándose la relación por que abrí los ojos a la realidad, una realidad negada, ocultada, callada, donde lo aprendido en mi niñez me marcó y por fin me di cuenta que viví violencia, que viví con el estereotipo del macho mexicano; al cual yo permití estar en mi vida. Permití las experiencias que vivimos como familia.

Difíciles fueron los últimos años de relación, donde las personas involucradas no vemos una salida.

Pero siempre existe “la gota que derrama el vaso”… Y Gracias a Dios fueron muy grandes estas gotas y muy a tiempo se derramaron.

Como madre y con mi hijos, solicitamos asesoría en el DIF

De inmediato nos dieron apoyo en trabajo social, psicológico, legal, ministerial. Éramos una familia en peligro, nos dijeron, por las características típicas de la violencia psicológica que ejercía el padre en casa a base de miedo. Todo esto a causa de una bipolaridad en su carácter que no sabíamos que tenía.

“Nunca es tarde cuando la dicha es buena”, dice otro dicho.
Tan cierto es que tal dicha y tranquilidad llegaron a nuestras vidas desde 2006 a la fecha.
La paz y la libertad de ser y hacer no tienen precio.
No importa vivir otra forma de vida, la economía cambió, valorar mas la paz,  la quietud y la unión que tenemos mis hijos y yo.

Esta historia tiene muchos matices, entrelíneas, momentos tejidos y vividos que pueden ser imaginados, que no tiene caso sacar a relucir en el presente.

Es una experiencia de vida de mi familia en la cual decidimos poner un alto, un final a una historia que inició con tanto amor y terminó en Divorcio Necesario.

La vida sigue, el amor no muere, el amor existe, está dentro de mi, de mis hijos, de las personas que nos apoyaron, que estuvieron cercanos a nosotros.

El amor de pareja igual existe, solo hay que regarlo diario para que no muera.

Hoy por hoy sigo redescubriendo otra mujer en mi. Una mujer fuerte, de fortaleza y que me amo lo suficiente para nunca mas permitir ser violentada de ninguna manera.

Creo, entonces Creo
Creer y Crear son el binomio del cambio
Si el cambio llega a ti… Atrápalo.

Y el cambio llegó a nuestras vidas…
Para saltar, hay que soltar.

Mi vida es una piedra preciosa. Soy la única que puede hacer que se destaque por su brillo… O dejar que se apague para siempre.
Con mi cariño de siempre, les abrazo fuerte

Atte. Guille Garza Cruz

Autora de este escrito.

Comentarios

Related posts