You are here

Autocompasión…

autocompasion

Autocompasión…
Sientes que no puedes solucionar tus problemas?

“La lástima por uno mismo, es una de los narcóticos no farmacéuticos, mas destructivos. Es adictiva, da placer sólo al momento y separa a la victima de la realidad”. John W. Gardner (Secretario de salud, educación y asistencia social, en Estados Unidos).

Autocompadecerse, ese deporte que muchos practicamos en cuanto nos descuidamos: “Pobre de mí”

 … “No sé”…. “No puedo”…. “No valgo, no sirvo”…. “No merezco”….”Soy un desastre”….”No tengo remedio”….”Siempre ando metiendo la pata”….”Qué torpe soy”….”No les importo”…
Ideas sobre nosotros que nos hacen sentirnos poco menos que piltrafas humanas.
Repetir una y otra vez estos pensamientos nos lleva a sentir impotencia, tristeza, rabia, esta última contra nosotros mismos unas veces, y otras contra los que están “mejor” que nosotros.
De manera automática, sin darnos cuenta, dedicamos una buena parte del día a pensar y a hablar en este código que nos va dejando en un estado de indefensión, de bloqueo.
Una señal de que estamos en esta tesitura es la Autocompasión.
Me acabo creyendo lo que me cuento, que realmente soy una inútil, que no puedo, y creyéndome con poderes de pitoniso/a, me atrevo a asegurar que en un futuro tampoco podré.
Entro en la fase del lamento.
Todo lo que me sucede a lo largo del día lo percibo como la prueba que confirma mis mantras mentales:
Si entro en un sitio y digo ‘hola’ , y todo el mundo no me responde, eso confirma lo que pienso de mí (“no les importo”) y pienso “¿Ves?Pasan de mí, no importo a nadie….
Pobre de mí, ¿qué he hecho para merecer esto?”
No hay opción a que no me hayan oído, a que estén pensando en sus cosas, a que estén distraídos…”no, si no me saludan es porque no les importo, como yo ya suponía”.
La autocompasión nos mantiene atrapados, sin que nos demos cuenta de ello y nos impide avanzar por la vida y disfrutar de la misma.
Evita que el sufrimiento y los problemas te lleven a la autocompasión y a sentirte víctima de las circunstancias o de los demás.
Salir de estos hábitos de pensamiento y sufrimiento, lleva su práctica…
Mientras caminamos a la caza y reconocimiento de estos pensamientos desproporcionadamente exagerados sobre nosotros, para deshacernos de ellos, desmontarlos, actualizarlos, hasta dejarlos inofensivos…
Podemos practicar con un antídoto: el sentido del humor + optimismo + fe en uno mismo + música.
También repite: “Creo que tengo posibilidades para avanzar”
A pesar de todo, creer en las posibilidades puede mantenernos en pie.
Gracias a esta idea “Creo en mis posibilidades” , podríamos seguir caminando, deshacer los nudos, curar las heridas, reparar lo que podamos para continuar nuestra vida y optar a disfrutarla, con alegría.
Y tú….¿crees que tienes posibilidades?
Tú eres lo que tu más profundo deseo es.  
Así como tu deseo es, así es tu intención.
Así como tu intención es, así es tu voluntad.
Así como tu voluntad es, así son tus actos.
Así como tus actos son, así es tu destino. 

Con mi cariño de siempre…

Creo, entonces Creo
Creer es Crear
Creer y Crear es el binomio que forma el cambio
Si el cambio llega a ti… Abrázalo.
Comentarios

Related posts