You are here

Sentido del Compromiso consigo mismo…

Man with pen and questionnaire. 3d

Sentido del Compromiso consigo mismo…

Se dice que una persona tiene suerte o no tiene suerte. Nace con “estrella” o nace “estrellado”.

También se le achaca esa suerte a la forma en que lo criaron en cuanto a cómo la trataron o cómo lo “trató la vida”.

Lo cierto es que, lo que no hagamos por nosotros mismos no lo hará nunca nadie.

Cada uno debe pagar por lo que quiere en esta vida: pagar en esfuerzo, en actitud, en fuerza de voluntad y perseverancia, etc.
Nada es gratis.

Todo lo que queremos, lo tenemos que ganar.
Pero hay que tener cuidado con el “facilismo” y la falta de ambición (pereza).

Dejamos a veces pasar el tiempo y no hacemos lo necesario por nosotros; a veces nos decimos mentiras a nosotros mismos para justificar ante los demás nuestro atraso y falta de colaboración. Conclusión: A nadie engañamos a largo plazo.
Si nos comprometemos con ser responsables, debemos hacer de ese principio ético una constante en todos los actos de nuestra vida: con nuestra salud física y mental, con la familia, con el trabajo y, evitando que nuestras acciones, u omisiones, perjudiquen a los demás, a la empresa o proyecto con el cual se tenga un compromiso todos los días o, nuestro propio futuro.
Hoy mismo estás haciendo tu futuro!!.

Cambia tu manera de razonar y actuar, sé más amable con la vida, contigo mismo y con los demás. No esperes que los demás cambien para empezar a cambiar.
Si continuamente te quejas de tu falta de tiempo, de los demás, de las circunstancias, del trabajo, de lo mucho por hacer, de la falta de colaboración, de que te sabotean, pospones continuamente lo que debes y tienes que hacer, no estás a la altura de tus capacidades, la desorganización te impide cumplir con tus metas, etc., es hora de que replantees tus críticas o tus autoengaños: ¡Cambia!
No prolongues la puesta en marcha de la solución, sé más industrioso, ponte en el punto de la solución, no seas inferior a lo que los demás esperan de tí y también tú mismo.
Recuerda que la demora siempre trae malas consecuencias.

Haz cada día una lista de cosas urgentes y otra de pendientes.

Despacha de inmediato las cosas urgentes, no las pospongas.

Luego, comienza con las pendientes, no las arrumes o ignores, porque a la larga, sólo demostrarás que haz administrado pésimamente el recurso más valioso que tienes: El Tiempo.

Autor:  Ernesto A. Contreras J.

Comentarios

Related posts